Enemigos de la cerradura

¿Qué puede conspirara contra la resistencia de una cerradura de buena calidad? Pues la estructura fija donde es instalada. Una cerradura puede resistir muchos años siendo efectiva ante la seguridad, pero no necesariamente la puerta o las paredes del lugar. E igualmente el uso del acceso, entre otros factores.

Si la intención es que le nivele de seguridad se mantenga intacta por los años, el mantenimiento no solo será de la cerradura sino del entorno. Los cerrajeros de https://cerrajerosmalgratdemar.com.es/ se encuentran con puertas de debilitadas y no necesariamente la cerradura que es lo que le compete para sus buenos trabajos.  Un ladrón no escatima para encontrar errores de seguridad, negligencias de los propietarios y oportunidades para entrar por lo ajeno.

Cuando el ambiente es desolado y carece de vigilancia, disponer de cerraduras de alta calidad es fundamental en la conservación de los bienes. Es una locura afirmar que a mayores elementos de cerrajería mayor es el atractivo de los ladrones, incitando a que algunas personas desistan de protegerse.

Estamos en una era donde la delincuencia se extiende por cada rincón de la tierra, lo lamentable es que no solo con intenciones de robo, sino para hacer daño personal, material, homicidios o diversas intenciones dañinas, que ameritan estar resguardados.

Puerta débil

Las puertas debilitadas no están necesariamente relacionadas con el material de la que están fabricadas, toda puerta requiere un proceso de mantenimiento cada cierto tiempo, más si los elementos internos o externos afectan su estabilidad. No solo es dañino el exterior. Hay elementos internos que pueden ser dañadas más que la acción del clima.

Ante una puerta débil los ladrones tienen técnicas especiales para hacerlas ceder. Cualquier vara, palo, lámina de material duro, puede servir para usarlo como palanca, hasta romper las bisagras o las cerraduras, sin que requiera mucho esfuerzo.

Cuando las puertas no son macizas, pueden usarse extractores y hacer ceder la cerradura, como si se abriera una  lata de comida. Las puertas débiles son un enemigo fuerte de una buena cerradura, en cambio de tener una buena estructura es un gran aliado resistiendo a losa taques.

Un Ambiente desolado

Una propiedad inmueble que no tiene vigilancia, tráfico de personas moderadas o monitoreo, es un foco seguro de ladrones. Hay tiempo para hacer ruido, instalar herramientas manuales y desarticulara cualquier sistema si el tiempo sobra sin riesgo.

Las segundas residencias que se quedan solas deben disponer de cerraduras más modernas, que detecten la presencia de personas y puedan enviar mensajes en la distancia para que acudan a la defensa de los bienes, sea por actuación policial o personal. Un ambiente desolado es un enemigo para las cerraduras tradicionales, para ellos amerita cerraduras de alta seguridad.

Ventanas o acceso cercanos

Puede que una cerrajería buena está instalada en una puerta donde la ventana esta muy cercana donde alguien puede introducir herramientas o las alcanza con algún elemento improvisado, no tendrá mucho tiempo de resistencia frente a la habilidad del ladrón. Antes de cualquier reparación se debe contemplar la seguridad de este acceso de inmediato.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *