Tips de mantenimiento para llaves y cerraduras

Las llaves son objetos cotidianos con los que todos tenemos algún tipo de contacto frecuente. Son de uso tan extendido que rara vez reparamos en ella, a menos que tengamos que recurrir a los cerrajeros para resolver algún tipo de emergencia. Pero, ¿sabías que muchas veces estas emergencias se pueden prevenir? Basta con aplicar algunas medidas de cuidado, que en su mayoría, podemos aplicar nosotros mismos, aunque siempre es recomendable consultar con los cerrajeros Cerdanyola. ¿Sabes cómo cuidar y mantener tus llaves y cerraduras? Si es el caso, has llegad al lugar indicado, aquí te daremos algunos tips al respecto.

¿Por qué debo mantener en buen estado mis llaves y cerraduras?

                Esta pregunta puede parecer obvia, pero quizás a muchas personas se les escape el hecho de que para maximizar la vida útil de nuestros sistemas de seguridad debamos hacer un mantenimiento escrupuloso cada cierto tiempo y siguiendo al pie de la letra las recomendaciones de nuestros cerrajeros de confianza. Esto nos permite cuidar nuestra inversión y la seguridad de las cosas que valoramos y que están resguardadas detrás de nuestras puertas, gracias a nuestros candados, o en el interior de nuestras cajas fuertes.

¿Qué se necesita para hacer un buen mantenimiento?

                El mantenimiento que nuestras cerraduras requieren de forma periódica es simple: básicamente requiere sobre todo de lubricación para los componentes internos de la cerradura. Esta es importante, ya que, al haber muchos elementos móviles en contacto unos con otros, es importante que el contacto entre ellos sea lo más suave posible. Para esto aplicaremos aceites o lubricantes en aerosol que puedan ser aplicados en la llave o directamente dentro de la ranura donde esta se introduce. Aplicar esta lubricación cada cierto tiempo garantiza un mejor funcionamiento de la cerradura y las llaves.

Otros tipos de mantenimiento interno

                También, de forma periódica, es recomendable hacer un mantenimiento interno más profundo, en el que desmontamos la cerradura y dejamos expuestos sus componentes internos, los cuales limpiaremos con implementos especiales. Utilizando un cepillo podemos remover gran parte del polvo acumulado en las piezas, que por ser generalmente pequeñas e intrincadas tienden a acumular partículas en grandes cantidades. Con los elementos internos expuestos puedes aplicar grafito en polvo, que puedes adquirir en cualquier ferretería o tienda de cerrajería, el cual permite limpiar a fondo y mantener lubricadas las pequeñas piezas que integran la parte interna de la cerradura.

                Como cualquier otro implemento o aparato que utilizamos en nuestra cotidianidad, las cerraduras resienten el paso del tiempo y el uso continuo. Es por esto que es importante, como ya hemos dicho, la aplicación de estos sencillos métodos de cuidado y mantenimiento, a fin de proteger nuestra inversión y aumentar la vida útil de cerraduras, candados y llaves. Ante cualquier duda siempre es importante acudir al cerrajero de confianza, pero estamos seguros de que, siguiendo estas simples recomendaciones, lograrás mantener en un buen nivel el funcionamiento interno de las cerraduras y candados de toda tu casa, local u oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *